Editoriales / Aleatoria.

El triunfo del español en tiempos del perreo

JORGE RAMOS, , actualizada 07:57 🕚
El triunfo del español  en tiempos del perreo

Un dato y una conclusión: en 2020, el cantante más escuchado del planeta en internet fue Bad Bunny. Su álbum, YHLQMDLG, en el que todas las canciones están en español, fue el más reproducido en Spotify, la plataforma de reproducción de audio. Así que no es delirante decir que el año de la pandemia fue, también, el año en el que el español dominó el mundo de la música.

Algo se ha transformado desde que el reguetón, un género eminentemente caribeño y latinoamericano, se ha consolidado en la música internacional: los artistas ya no tienen que cantar en inglés para tener éxito global. El español basta y sobra. Un grupo de artistas que insistieron en hacer música en su propio idioma han superado las fronteras hispanoparlantes. Es un cambio importante que, quienes hablamos este idioma, no debemos dejar de celebrar. Con la elección del español, estos artistas están haciendo una declaración que nos hace más visibles.

Benito Antonio Martínez Ocasio, el puertorriqueño de 27 años que es mejor conocido como Bad Bunny, tuvo más de 8.300 millones de streams o reproducciones en 2020 en Spotify. Superó a los cuatro artistas que le siguieron: Drake, J Balvin (otro músico que ha optado por el español), el rapero Juice WRLD y The Weeknd, el cantante estelar en el Super Bowl. Su exitoso YHLQMDLG -que el propio Bad Bunny definió como "el disco de reguetón que se merecía el reguetón"- fue reproducido en la plataforma por más de 3.300 millones de personas.

Aquí debo detenerme y hacer una breve nota para la Real Academia de la Lengua Española: ¿Cuándo van a incluir la palabra streaming en su diccionario? Aunque es un anglicismo, es una palabra clara y fácil de entender en esta era digital, mucho más sencilla que "emisión" o "transmisión en directo", como algunos expertos recomiendan. Sí, mejor streaming, más cortito y preciso, aunque suene a espanglish. Y es que si algo nos ha enseñado también el reguetón es a apreciar las modificaciones del español y sus mezclas inevitables con el inglés.

El título del álbum de Bad Bunny significa "Yo Hago Lo Que Me Da La Gana". Y eso es lo que hace este artista. La letra de su música es directa, desafiante, muchas veces golpea, no le preocupa adornarla con lujos gramaticales ni con eufemismos y está hipersexualizada. Pero tiene el irremplazable valor de recoger el lenguaje, los ritmos y la actitud de la gente que lo rodea. "De que hay algo especial, hay algo especial", dijo sobre el español caribeño en un perfil publicado en The New York Times Magazine.

En 2016 se dio a conocer con la canción "Soy peor" y en sus presentaciones en la televisión estadounidense no le piden que cante en inglés. En los premios Grammys de este año interpretó con Jhay Cortez "Dákiti", aunque la letra -"ahí donde no has llegao' sabes que yo te llevaré"- pasara de noche para la mayoría de la audiencia.

"Hoy, la música latina es parte fundamental de la cultura pop y el sonido pop", me dijo en una entrevista el cantante colombiano Camilo, quien recientemente fue invitado a cantar en español su canción "Ropa cara" -de su álbum Mis manos- en el icónico The Tonight Show de la cadena NBC. "Cada vez son menos raras las noticias de que una canción absolutamente en español, una canción latina, es el número uno global. Me siento muy afortunado de ser cantautor y hacer música en este momento de la historia".

El actual éxito de Camilo y Bad Bunny, entre muchos más, en el mercado de Estados Unidos y del resto del mundo no se dio casualmente. Los artistas latinos llevan décadas empujando por crear sus propios espacios y promoviendo sus ritmos e historias en su propio idioma.

Vengo de una generación en que artistas hispanos como Gloria y Emilio Estefan y Ricky Martin, por mencionar solo a tres, lograron el ansiado crossover al mainstream en inglés. (Sí, puro spanglish). Así se fue abriendo el camino. Y ahora ya no nos sorprende ver a Shakira, a J Balvin y a Jennifer López cantar en inglés y en español en el Super Bowl, como hicieron en 2020; o ver a Romeo Santos llenar en 2019 el estadio de los Yankees de Nueva York con bachata y tener más ingresos que la banda U2 en el mismo lugar; o escuchar un dueto de Rosalía con Billie Eilish cantando "Lo vas a olvidar". Inolvidable.

El cambio ha sido despacito.

La ya famosísima canción "Despacito", interpretada por Luis Fonsi y Daddy Yankee, fue la tercera más escuchada en Spotify en 2017. Se convirtió en un referente cultural. Pero en el segundo lugar estuvo la misma canción en inglés, que incluía a Justin Bieber. Mucho ha cambiado en cuatro años: ya no es necesario traducir al inglés.

Lo nuevo ahora es que las canciones de Bad Bunny, por ejemplo, son prácticamente intraducibles al inglés -"Ante' tú me pichaba', ahora yo picheo [...] Una malcriá' como Nairobi", dice la letra de "Yo perreo sola"- y, lo más importante, es que no hay ningún intento por suavizarlas, anglicanizarlas y hacerlas mas accesibles para el mercado planetario.

Igual con Bad Bunny que con Rosalía y Camilo, entre muchos otros, las letras de sus canciones ya no se tienen que traducir para que sean un éxito, traducibles en miles de millones de streamings. "Estamos levantando la cabeza con orgullo, celebrando nuestras raíces, celebrando lo que sí somos, lo que nos gusta, la manera en que vemos el mundo", me dijo Camilo. No es preciso utilizar un "lenguaje que no es el tuyo para poder encajar en lo global. La verdad, no hay nada más global que lo local, lo honesto y lo sincero".

En los tiempos del perreo, el español marca el paso.

El triunfo del español  en tiempos del perreo
El triunfo del español en tiempos del perreo

Editoriales, Jorge Ramos

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales