Editoriales / Aleatoria.

Mirador

ARMANDO FUENTES AGUIRRE (CATÓN), , actualizada 05:31 🕚
Mirador

En el fogón de la cocina del Potrero hierve el té de yerbanís. Huele a montaña, huele a bosque, huele a vida.

Don Abundio cuenta una de sus cosas.

-Tenía yo muchos años de no confesarme, pero se iba a casar la hija, y mi mujer me dijo que debíamos comulgar en la misa de la boda, pues los compadres eran muy católicos y de seguro comulgarían. Para eso debía yo confesarme. Le dije al padre que ya ni me acordaba cómo. Él me fue diciendo los mandamientos: "¿Has robado?". "No". "¿Has matado?". "No". "¿Has levantado falsos testimonios?". "No". Cuando llegó a eso de: "¿Has deseado a la mujer de tu prójimo?" le contesté: "Sí. Pero a mi prójimo nunca lo he deseado. Vaya una cosa por la otra". El padre se rio y me dio la absolutización.

Masculla doña Rosa, su mujer:

-Viejo hablador.

Don Abundio hace el signo de la cruz con índice y pulgar, se lo lleva a los labios y jura:

-Por ésta.

¡Hasta mañana!...

Mirador
Mirador

Editoriales, MIRADOR

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales