Editoriales / Aleatoria.

Quedará infraestructura para rato

NADA PERSONAL

JUAN M. CÁRDENAS, , actualizada 06:53 🕚
Quedará infraestructura para rato

En medio de una crisis nacional, sobre todo en el norte del país, por escasez de agua, en Durango se implementaron acciones que sentaron bases importantes para garantizar en cierta medida la disponibilidad de agua para las futuras generaciones.

Hace aproximadamente una década Durango conoció el proyecto denominado Agua Futura, destinado precisamente a ofrecer a los habitantes del Valle del Guadiana el líquido suficiente para las actividades cotidianas. Las principales acciones de este esquema implicaron la colocación de un circuito de macro tanques que ampliaron el margen de disponibilidad de agua en los domicilios, negocios, escuelas, parques, etcétera.

Pero la falta de recursos principalmente de origen Federal han bloqueado una fase complementaria de este proyecto, pues implica la construcción de la presa Tunal II y una planta que potabilice el agua superficial que sería aprovechada para enviarse hacia las zonas rurales y urbana.

Solo que entre estas dos acciones hay una fase intermedia que es fundamental para consolidar el proyecto y al que ninguna Administración Municipal le había "entrado", hasta que asumió el mando Jorge Salum. De nada serviría si al enviar el agua terminaría desperdiciándose en las obsoletas o mal hechas redes de distribución que hay en gran parte de la capital.

Fue así como a inicios del año 2020 el Gobierno Municipal emprendió el plan de sustitución de las líneas de suministro de agua potable en El Saltito y Los Remedios, para luego aplicarlo los fraccionamientos Infonavit, Canelas y Huizache. En términos generales, esta acción permitió ahorrar tres millones 200 mil litros de agua que anteriormente se perdían por fugas y acababan en el drenaje.

Se quiera o no, hasta los propios detractores políticos han dado mérito a ese trabajo de infraestructura que será sello de la Administración de Jorge Salum. Pero no es la única, sólo que por tratarse de trabajos que no se ven y que solamente perciben quienes viven en las zonas beneficiadas, no están en la mente de los duranguenses.

Por ejemplo, se mandó traer maquinaria de dragado desde Sinaloa para realizar el desazolve de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Oriente, que por la acumulación de lodos durante varios lustros estaba teniendo una funcionalidad de apenas el 20 por ciento; se hizo también la reubicación de los pozos en Villas de San Francisco, Cristóbal Colón y Jardines de Cancún este año para incrementar hasta en un 70 por ciento la disponibilidad de agua en las zonas de la ciudad abastecida desde estas fuentes.

Esto sin contar la construcción de los colectores pluviales y los pozos de absorción que durante la incipiente temporada de lluvias 2022 ya permitió incrementar el tiempo de desagüe de puntos que anteriormente eran conflictivos.

La política y capacidad de administración de Jorge Salum es lo que ha hecho posible estos logros, al grado de que la deuda con la Comisión Federal de Electricidad, heredada desde el Gobierno pasado, prácticamente ya no existe, y con ello se disipa el riesgo de cortes al suministro de energía en los pozos de agua. Es decir, Rodolfo Corrujedo ha hecho su trabajo en la práctica, y Jorge Salum le ha puesto su estilo, los límites y las metas.

Las escenas y el drama vivido en Monterrey podrían ser el futuro de varias ciudades del norte del país por falta de agua, pero al menos Durango ya hizo su parte para prolongar más ese destino fatal y darnos tiempo a los duranguenses de generar conciencia de que es el momento propicio para adoptar prácticas de ahorro del agua.

Quedará infraestructura para rato
Quedará infraestructura para rato

Editoriales, Nada personal

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Es tendencia

Noticias recientes

Más notas de Editoriales